FANDOM


Kogu - 00
No puedo creer que aún no se levante. *Mira su reloj* Mou... tendré que despertarlo de nuevo... bueno, soy su mejor amiga, creo que es lo que tengo que hacer. *Sube las escaleras, con su uniforme de colegiala y un maletín en manos, una vez sube las escaleras, se ve en un corredor con varias puertas; voltea a la derecha y abre la primera puerta en la pared del frente, una vez entra, ve a su amigo en la cama, durmiendo*

Ava: ¡Oye, Tsuno, ¿qué hora crees que es?!

Tsuno: ¿E-eh? ¿Ava...? ¿Qué haces aquí?

Ava: ¿Cómo que qué hago aquí? ¿Acaso no tienes el despertador activado en tu holo?

Mientras Tsuno se sentaba sobre su habitación, restregándose los ojos, Ava se dispuso a abrir las ventanas de su habitación y cogió el holo de su amigo, el cual estaba en su escritorio.

Ava: *Viendo el menú del holo de su amigo* Vaya, como lo suponía, el despertador está desactivado. Tienes suerte de que me tome la molestia de activarlo por ti.

Tsuno: Oye... *Hablando mientras bosteza* No deberías usar el holo de los demás así como así, esas cosas son privadas.

Ava: ¿Te preocupa que encuentre tu galería de porno?

Claro, como si fuera a dejar esa galería a la vista de todo el mundo... Bah, el primer día de clases ha empezado... el primero día de 10 de la semana, la primera semana de las 5 del mes, el primer mes de los 10 del año... espero tener suerte éste año...

Ava: Mejor ve a bañarte, mientras tanto te haré el desayuno, no falta mucho para que las clases empiecen. *Tira el holo al lado de su amigo y sale de la habitación*

Claro, claro, como digas... Bien, ella es mi mejor amiga y vecina de la infancia, Ava Crescentia, la conozco desde que tengo memoria y... Esperen, ¿acaso está de broma? ¡Son las 7 de la mañana y las clases empiezan a las 12!

Tsuno: ¡Estás loca si crees que me despertaré tan temprano para ir a la escuela! *Se acostó de mala gana en su cama y se cubrió con las sábanas*

~30 minutos después~

Me senté a desayunar junto a Ava, ella me mostraba una gran sonrisa, ¡pero no crean que es una mujer dulce, no señor, para nada! Bueno... vi el desayuno mientras el chichón de mi cabeza se inflamaba más y más del golpe que recibí de la "amada" Ava.

Ava: Malo... ¿estás pensando cosas horribles de mí aún cuando me tomo la molestia de prepararte el desayuno?

Tsuno: No es cierto, sólo pensaba en lo delicioso que se ve. ¡Buen provecho!

Bueno, no crean que lo que dije fue mentira en su totalidad, si algo tengo que envidiar de Ava es su habilidad para cocinar, creo que debería ser el chef de un prestigioso restaurante de Ryuva, pero mientras tenga estos desayunos en mi casa para mí, no me quejaré.

Tsuno: *Se lleva una cucharada de comida a la boca*

Ava: ¿Y bieennn~?

Tsuno: ¡Está delicioso!

Ava: *Muestra una sonrisa a su amigo*

Tsuno: Y... ¿podría saberse por qué iremos a la escuela una hora antes de la hora a la que entramos?

Ava: Recuerda que soy la presidenta del consejo estudiantil; debo organizar unas cuantas cosas y prepararme para el discurso de bienvenida.

Tsuno: Y eso significa que tengo que ir a esa misma hora porque...

Ava: Tonto, eres el vicepresidente, ¿recuerdas?

Ah, claro, como olvidar como tu mejor amiga te convierte en vicepresidente sin tomar tu opinión.

Termino mi desayuno y me cepillo los dientes... Será un año difícil, ¿eh? Bueno, ¡el lado bueno es que por fin podré entrar al grupo de Kogu! ¡Estuve esperando tanto tiempo poder estar en segundo año para esto! ¡El Kogu es lo que más me interesa en esta galaxia!

Salí de la casa junto a Ava con una gran sonrisa nada más pensar que dentro de una semana podré unirme al club de Kogu; miré al frente y vi que ya habíamos llegado a la estación de bus, ¿tan rápido hemos llegado? Bueno, es cierto, Ava siempre camina con un ritmo muy acelerado, por lo que cuando camino con ella, tengo que seguirle el paso... Nos subimos al autobus y nos sentamos en un par de sillas cercanas a la puerta; me sorprende que no esté el bus lleno de estudiantes, siendo el primer día, no sólo van estudiantes a la escuela, sino también sus padres... Miré mi holo y vi la hora, pff, ya sé porqué nadie más que nosotros y el chófer están en éste bus. ¡Apuesto lo que sea a que ni el director o decano han salido de sus casas! Mientras miraba algo irritado a Ava, quien veía los autos pasar por la ventanilla, noté que llevaba un maletín en sus piernas.

Tsuno: Oye, Ava, ¿por qué llevas un maletín a la escuela? ¿No puedes llevar todos tus documentos en tu holo?

Ava: Aquí están todos los documentos del consejo estudiantil del año pasado, información de los estudiantes, clubes, materias, y más cosas.

Tsuno: ¿Por qué las llevas en hojas? ¿No sería más fácil digitalizarlo a tu holo?

Ava: Sí, pero pasa que el estúpido ex-presidente del consejo lo hizo todo en papel y me los entregó ayer, ¡a la media noche!

Tsuno: Vaya problema...

Ava: ¿Es eso una arruga? ¡¿TIENES UNA ARRUGA EN TU UNIFORME?!

Tsuno: O-oye, relájate, olvidé planchar el uniforme ayer.

Ava: ¡Inaceptable! ¡Eres el vicepresidente! ¡Debes tener una apariencia de profesional!

Ava empezó a intentar quitar la arruga de mi camisa, no veo porqué tanto escándalo por una arruga, eres la única que se fija en esos detalles.

Ava: Bien, pude hacer algo... Mouu... Tsuno, ¡es nuestra oportunidad para cambiar la academia Sunrider! ¡es nuestra oportunidad para ser reconocidos por hacer una gran diferencia en la academia, todos cuentan con nosotros!

Pregúntame cuanto me interesa tener un escritorio lleno de papeleo por hacer... *Suspiro* Bien, y así fue como mi libertad salió volando de mi cuerpo... Pero eso no importa, ¡mi objetivo principal éste año es convertirme en un jugador de Kogu y poder entrar a los campeonatos regionales y patear traseros!

Mientras Ava continuaba con uno de sus discursos interminables de la moral y el profesionalismo, pude ver como el edificio principal de la escuela se asomaba por el horizonte... Sí, ¡la academia Sunrider! ¡Sin duda alguna me convertiré en un jugador de Kogu éste año, sí señor, y nadie me lo impedirá, ni siquiera un montón de papeleo sobre el escritorio! ¡Mi historia empieza aquí!

¡Me convertiré en una leyenda del Kogu!